Prácticas hipotecarias que te podrían perjudicar.

Prácticas hipotecarias que te podrían perjudicar.

 

Prácticas hipotecarias que te podrían perjudicar.

¿Qué son las hipotecas de alto riesgo y cuáles son las protecciones especiales para las hipotecas de alto riesgo?

Una hipoteca de alto riesgo es un préstamo con garantía hipotecaria, un préstamo con garantía hipotecaria (o una segunda hipoteca o refinanciamiento) o HELOC.

Su residencia principal está asegurada y la tasa porcentual anual o APR (o se aplican puntos y tarifas) excede un cierto umbral según las condiciones del mercado.

Si tiene una hipoteca costosa, es posible que tenga derechos adicionales según una ley federal llamada Ley de Amortización y Protección del Valor de la Vivienda Hipotecaria (HOEPA, por sus siglas en inglés), y la CFPB tiene más información sobre sus derechos específicos.

Sin embargo, es posible que tenga derechos adicionales si tiene una hipoteca más cara con una APR superior a la tasa estándar, la tasa promedio ofrecida (la tasa que se aplica a los prestatarios con mejor crédito).

Puede ser elegible si utiliza una hipoteca más cara para comprar una casa, solicitar un préstamo sobre el valor líquido de la vivienda, obtener una segunda hipoteca o refinanciar su vivienda principal.

Esta protección adicional no se aplica a las líneas de crédito sobre el valor líquido de la vivienda ni a los HELOC. Si tiene una hipoteca más cara, puede obtener más información sobre sus derechos en la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB).

Prácticas hipotecarias que te podrían perjudicar.

Prácticas crediticias e hipotecarias que podrían perjudicarlo

Si pide un préstamo a un prestamista sin escrúpulos, puede perder su casa y su dinero.

Algunos prestamistas se dirigen a propietarios de viviendas de edad avanzada, de clase media o con mal crédito y luego intentan aprovecharse de ellos mediante el uso de prácticas engañosas, injustas u otras prácticas ilegales, como:

Préstamo rotativo: estos prestamistas lo alientan a refinanciar continuamente su préstamo, lo que a menudo le permite pedir prestado más dinero.

Cada vez que refinancia, paga tarifas y puntos de interés adicionales, lo que aumenta su deuda. El seguro combinado es cuando un prestamista agrega un seguro de crédito u otros productos de seguro que usted no necesita.

Jack-in-the-box: esto ocurre cuando un prestamista ofrece ciertos términos de préstamo cuando usted presenta la solicitud y luego lo presiona para que acepte una tarifa más alta cuando firma para cerrar el trato.

Saltarse los pagos de la hipoteca: esto incluye prácticas que reducen el valor de su vivienda, como hacer que el prestamista base su préstamo en los pagos de la hipoteca de su vivienda en lugar de en su capacidad de pago.

Si no realiza sus pagos, podría perder su casa. Los productos no tradicionales incluyen préstamos hipotecarios.
Esto se debe a que el pago mensual tiene una tasa de interés variable o el pago mínimo no cubre el capital y la deuda.

El costo mensual es bajo, pero usted paga una gran suma global al final del plazo del préstamo. Si no puede ganar una suma global o refinanciar, podría enfrentar una ejecución hipotecaria y perder su casa.

También puede haber actividad maliciosa involucrada en el procesamiento rutinario de pagos hipotecarios.

Existen varios tipos de abuso en el pago de préstamos, incluido que el prestamista le facture incorrectamente o que no le proporcione estados de cuenta o montos de pago completos y precisos.

Infórmate más sobre tus derechos a la hora de liquidar tu hipoteca. Algunas de estas malas prácticas en materia de préstamos hipotecarios violan las leyes federales de préstamos relacionadas con la divulgación de información sobre los términos de los préstamos.

Cobro de deudas y discriminación por edad, sexo, estado civil, raza u origen nacional. También es posible que tenga derechos adicionales para entablar una demanda según la ley estatal.

Prácticas hipotecarias que te podrían perjudicar.

Como identificar una hipoteca que me puede perjudicar

Identificar una hipoteca que podría perjudicarte es una preocupación legítima al adquirir una vivienda. Aquí hay algunos puntos clave que debes considerar al evaluar una hipoteca:

  1. Tasas de interés: Las tasas de interés son cruciales. Si una hipoteca tiene tasas de interés variables, debes entender cómo pueden cambiar con el tiempo. Las tasas de interés excesivamente altas pueden hacer que tus pagos mensuales sean inasequibles.
  2. Plazos del préstamo: La duración del préstamo puede afectar significativamente la cantidad total que pagarás. Plazos más largos pueden parecer atractivos debido a pagos mensuales más bajos, pero a menudo terminan costando más en intereses a largo plazo.
  3. Cargos y tarifas: Asegúrate de comprender todas las tarifas asociadas con la hipoteca, como cargos por solicitud, cierre y seguros hipotecarios. Estos costos adicionales pueden aumentar el costo total del préstamo.
  4. Condiciones de pago anticipado: Algunas hipotecas tienen penalizaciones por pago anticipado. Si planeas hacer pagos adicionales para reducir el principal, asegúrate de que tu hipoteca lo permita sin cargos adicionales.
  5. Tipo de hipoteca: Hay varios tipos de hipotecas, como fijas, variables y de tasa ajustable. Comprende las diferencias y elige la que mejor se adapte a tu situación financiera y objetivos.
  6. Calificación crediticia requerida: Comprende los requisitos de calificación crediticia para la hipoteca. Si tienes un crédito deficiente, podrías terminar con tasas de interés más altas.
  7. Capacidad de pago: Asegúrate de que puedes pagar los pagos mensuales de la hipoteca sin poner en riesgo tu estabilidad financiera. Elige una hipoteca que se ajuste a tu presupuesto.
  8. Seguro de hipoteca: Si tienes un préstamo con un pago inicial inferior al 20%, es probable que necesites un seguro hipotecario. Asegúrate de entender cómo funcionará y cuánto costará.
  9. Investiga al prestamista: Averigua más sobre la reputación y antecedentes del prestamista. Las revisiones en línea y las recomendaciones de personas de confianza pueden ser útiles.
  10. Comprende los términos del contrato: Lee y comprende todos los términos del contrato antes de firmar. Si algo no te queda claro, busca asesoramiento legal o financiero.
  11. Plan a largo plazo: Considera cómo esta hipoteca encaja en tus objetivos financieros a largo plazo, como la jubilación y otros gastos importantes.
  12. Asesoramiento profesional: Consultar con un asesor financiero o un abogado especializado en bienes raíces puede ser una buena idea para asegurarte de que estás tomando la decisión correcta.

En resumen, investiga y evalúa minuciosamente cualquier hipoteca antes de comprometerte. Comprender los detalles y los riesgos potenciales te ayudará a evitar hipotecas que puedan perjudicarte en el futuro.

Prácticas hipotecarias que te podrían perjudicar.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Prácticas hipotecarias que te podrían perjudicar. puedes visitar la categoría Hipotecas.

Deja un comentario

Subir

Esta web wtiliza cookies Más información